El complejo escenario internacional, agravado con la salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit), genera temores sobre los grandes fondos de inversión que han comenzado a salir de los países desarrollados para volcar su apetito sobre las economías emergentes, entre ella el Perú.

En los últimos cinco años ha salido más dinero del que ha entrado en Latinoamérica pero en lo que va del 2016 se observa una reversión de esta tendencia, según información del proveedor de datos EPFR Global y estimaciones del Banco Santander.

El economista de la Universidad del Pacífico, Jorge Gonzáles Izquierdo explicó que este fenómeno de mayor apetito por los países emergentes responde, a que la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) ha detenido la esperada subida de su tasa de interés, justamente, por los efectos negativos que pueda acarrear el Brexit sobre las economías desarrolladas.

“El Brexit está generando este cambio de tendencia, los efectos todavía se van a sentir un buen tiempo y se están haciendo sentir en los capitales de inversión. Estos están buscando sitios más seguros y más rentables como los países emergentes”, comentó.

Todos los países de la región, excepto México, muestran al 20 de julio ingresos de flujos de los fondos internacionales en términos netos, pero las dimensiones varían de manera significativa en función de los países.

América Latina
Brasil es el país que más flujos ha recibido, con US$ 1.331 millones, seguido por Colombia, con US$ 343 millones y Chile con US$ 306 millones, mientras que Perú registra un ingreso neto de US$ 121 millones en lo que va del año, es decir, menos de la mitad que sus pares de la Alianza del Pacífico. No obstante, México tuvo salidas netas por US$ 391 millones.

Gonzáles Izquierdo sostiene que países como Chile y Colombia reciben flujos de capital significativamente mayores a los del Perú, debido a que son economías mucho más institucionalizadas y generan mayor confianza sobre los inversores.

“Recibimos menos que Colombia y ellos tiene el problema de las FARC, para estos fondos pesa mucho la institucionalidad”, dijo.

Sin embargo, el economista sostiene que en las próximas semanas se podría seguir viendo un mayor ingreso de flujos de capital hacia nuestro país, ante los cambios en el sistema privado de pensiones, que obligarían a las AFP a repatriar sus inversiones para devolver parte de los fondos a los afiliados.

La ley que permite el retiro del 25% de los fondos de las AFP para el pago de la cuota inicial de una vivienda o para amortiguar un crédito hipotecario generará una fuerte salida de soles del sistema privado de pensiones en los próximos meses.

“Las AFP tiene el 42% del total de los fondos afuera pero lo tiene en instrumentos líquidos, entonces con estas nuevas leyes que se han dado están trayendo eso dólares y cambiando a soles para afrontar la demanda de los afiliados”, explicó.