El presidente catalán Carles Puigdemont declaró este martes ante el Parlamento regional que asume el "mandato" de que Cataluña sea una "República independiente", pero pidió suspender los efectos de la secesión para propiciar un diálogo.
"Pido al Parlamento que suspenda la declaración de independencia para iniciar un diálogo las próximas semanas", declaró el dirigente ante los diputados catalanes en Barcelona.

banner radio uno