En las ciudades de Chimbote y Nuevo Chimbote decenas de organizaciones civiles y miembros de la sociedad civil también se sumaron a la marcha “Ni una Menos”, realizada a nivel nacional en la víspera y la cual busca crean conciencia en torno a la violencia contra la mujer en sus diferentes modalidades. En el caso de Chimbote, la población llevaba carteles alusivos a los últimos dos asesinatos de mujeres ocurridos a manos de sus parejas. Uno de ellos es el de la empresaria Maritza Castañeda Valera, asesinada de un disparo por el padre de sus hijos, Juan Carlos Guzmán Quiroz, quien actualmente solo cumple prisión preventiva y aún no cuenta con una sentencia. De igual forma, la masa humana pidió celeridad en el caso del terrible crimen cometido contra Anabel López Segura, la joven de 18 años de edad que fue degollada y arrojada a un desagüe del asentamiento humano de Nuevo Chimbote, por un adolescente de 17 años. Hasta el momento, el menor, confeso asesino, solo cumple detención preventiva en el correccional de Maranguita, en Lima. Las mujeres se apostaron por un momento frente a la sede de la Corte de Justicia del Santa y del Distrito Fiscal del Santa, para pedir a ambas entidades celeridad en los casos. Asimismo, escenificaron maltratos a mujeres por parte de sus parejas. En medio de las protestantes se observaron a varios varones y niñas que acompañaban a sus madres. Las delegaciones recorrieron las calles principales de la ciudad de Chimbote y culminaron con una pequeña concentración en la Plaza 28 de Julio o también conocida como Plaza Grau.

banner radio uno