Una pared de más de 4 metros de alto y 30 de ancho, que forma parte un inmueble histórico, se desplomó ayer en la cuadra cuatro del jirón Alfonso Ugarte, ubicado en el centro histórico de Trujillo, región La Libertad.

Un vehículo de placa T3M- 423 de la empresa New Taxi con pasajeros a bordo casi queda atrapado en medio del derrumbe, pero los bloques de adobe solo alcanzaron la parte trasera del auto y terminó con el parabrisas posterior destruido, así como los faros. Afortunadamente no se reportaron heridos.  

Vecinos del lugar narraron que estaban almorzando cuando de pronto escucharon un fuerte ruido y al principio pensaron que era un sismo, pero cuando salieron observaron que se había caído la pared que se ubica frente a sus viviendas.

Los vecinos aseguran que la pared colapsó producto de las vibraciones que producen las excavaciones que ejecuta la empresa Pacosa S.A.C, por encargo de la empresa Hidrandina, para la instalación de una red de iluminación LED en todo el centro histórico de la ciudad.

Sin embargo, hasta el momento no se ha establecido cuáles son las causas reales del desplome de la pared, pues vale precisar que en los últimos dos días se han registrado lloviznas en la ciudad.

Peligro latente

El subgerente de Defensa Civil de la municipalidad Provincial de Trujillo, Enrique Mendoza, aseguró que ya se había notificado a las autoridades competentes sobre el peligro que representa para los peatones y los vehículos las paredes de los inmuebles coloniales considerados en peligro.

“Es hora de que el Ministerio de Cultura tome cartas en el asunto sobre este tema, porque muchas paredes en el centro histórico están apuntaladas o se pueden ver visiblemente deterioradas con riesgo a colapsar, lo cual representante un grave riesgo para la vida de las personas”, enfatizó.

El funcionario informó que el último reporte que tenían era de 12 casonas apuntaladas en el centro histórico de Trujillo, pero urge solucionar el problema real sobre el estado de las casonas históricas.

“Entendemos que también hay problemas legales, debido a que muchos de estos inmuebles son de propiedad privada, pero de alguna manera se debe actuar coordinando con todas las autoridades, incluido el Ministerio de Cultura”, refirió.

Hasta el lugar del derrumbe llegaron funcionarios de la Dirección Desconcentrada de Cultura (DDC) , para inspeccionar la zona y hacer un informe sobre lo ocurrido.