Cuando el publicista brasileño Valdemir Garreta solicitó acogerse a la colaboración eficaz ofreció hablar sobre tres temas: la campaña del ex presidente Ollanta Humala del 2011, el proceso contra la revocación de Susana Villarán y el pago de US$2 millones que le hizo Odebrecht, a pedido del gobernador regional del Callao, Félix Moreno, para asesorar su campaña de reelección del 2014.

En su declaración –brindada ante fiscales peruanos, en las instalaciones del Consulado Peruano de Sao Paulo, en Brasil–, Garreta sostuvo que, al igual que en el caso de la campaña contra la revocación, fue el publicista Luis Favre quien lo contactó a inicios del 2014.

En esta conversación, Garreta afirmó que Favre no solo le hizo la propuesta, sino que le habló de “una posibilidad de pago de US$2 millones”.

Según Garreta, Favre le dijo que fue el ex congresista nacionalista Daniel Abugattás quien le había transmitido el interés de Moreno para contactarlos.

Garreta declaró que se reunió con Favre y Moreno en la casa de este último, ubicada en La Molina.

“En abril [del 2014] viajé al Perú y me reuní con Luis Favre y Félix Moreno, en una residencia en La Molina, donde se terminó de conversar sobre nuestra contratación, a través de la empresa FX Comunicaciones, por un monto de US$2 millones”, afirma Garreta en su declaración, a la que tuvo acceso El Comercio.

Su registro migratorio muestra que ingresó al país el 7 de abril del 2014 y, tras participar en esa reunión, partió al día siguiente.
En tanto, el registro migratorio de Luis Favre muestra que llegó a Lima procedente del Brasil el 6 de abril del 2014 y se retiró el 9 de abril rumbo a Francia.

Según manifestó Garreta a la fiscalía, durante la reunión el gobernador del Callao le dijo que, para coordinar el pago por sus servicios, debía contactar con el ejecutivo de Odebrecht Raymundo Serra.

“En la reunión, él [Félix Moreno] me preguntó si había algún problema con que Odebrecht pagara y yo le dije que no”, respondió Garreta a los fiscales que lo interrogaron.

Finalmente, indicó que Serra le dijo que se contactara con Fernando Migliaccio [en Brasil], pues este era el encargado de efectuar los pagos de la empresa a través del Departamento de Operaciones Estructuradas, que manejaba el dinero de la denominada “caja 2”.

Como se ha informado, Moreno Caballero es investigado por los presuntos delitos de lavado de activos y tráfico de influencias. Según la fiscalía, había entregado la concesión del proyecto de la Costa Verde del Callao a la empresa Odebrecht a cambio de US$4 millones.

—En cinco armadas—
Según Garreta, los pagos de Odebrecht se realizaron en Brasil, entre el segundo semestre del 2014 y el primer semestre del 2015, “siempre en efectivo, en moneda nacional [reales], mediante encuentros en hoteles, conforme ya lo he descrito”.

Sin embargo, el publicista asegura que en una oportunidad también coordinó su pago con el entonces director superintendente de la empresa Odebrecht Perú, Ricardo Boleira. Fue por teléfono y en Lima. “Esto porque existían problemas con los pagos, porque no había autorización, tanto así que los últimos pagos se hicieron en el año 2015”, sostuvo.

“El pago fue en 5 parcelas de US$400 mil dólares; sin embargo cada una de ellas no se daba en un solo momento porque Odebrecht tenía una regla de monto máximo de entrega de dinero en efectivo de 500 mil reales”, afirmó Garreta.

El ex congresista nacionalista Daniel Abugattás dijo conocer a Luis Favre de la campaña del 2011 del ex presidente Ollanta Humala. Sin embargo, indicó que no recordaba habérselo recomendado a Moreno.

“La única vez que hemos hablado con Favre, como una consulta sobre qué opinaba yo de la persona, fue sobre [César] Acuña”, sostuvo.

El Comercio trató de obtener la versión de Félix Moreno a través de su abogado Eduardo Roy Gates. Sin embargo, no fue posible contactarlo. Roy Gates comentó a este Diario que su patrocinado no conoce a Garreta. Al consultársele por qué Favre y Garreta mentirían respecto a la asesoría que brindaron a Moreno, prefirió no pronunciarse.

La declaración de Garreta se dio cuatro meses después de que Moreno, quien cumplía prisión preventiva, fuese excarcelado por decisión de una sala superior.