Como se recuerda, el pasado martes el presidente Pedro Pablo Kuczysnki realizó la juramentación de los nuevos ministros del gabinete liderado por Mercedes Aráoz. Fueron dos los apristas que aceptaron pertenecer al “gabinete de la reconciliación”, lo que les costo la expulsión del partido aprista.

“Para sumar fuerzas a su crisis, el gobierno recluta a quienes, habiendo sido los mayores críticos del Presidente y del indulto, aceptan su oferta, con el pretexto de ‘contribuir’ o de ‘conseguir empleo para los compañeros”, escribió Alan García. “Es un nuevo desacato a la orden del Plenario y de las bases y un ultraje a estas, considerando que pueden cambiar su fe y su compromiso político por direcciones, asesorías o cualquier otro plato de lentejas”.

Como se recuerda, días antes de la juramentación del nuevo gabinete se voceaba que Javier Barreda sería ministro, hecho que confirmó el congresista aprista Mauricio Mulder, quien señaló que Mercedes Aráoz buscaba dinamitar el partido del Apra al invitar formar parte su nuevo gabinete a militantes de la agrupación.

Sin embargo, Mercedes Aráoz expresó que ella no busca ser enemiga de nadie y que habló con Mauricio Mulder, quien le dijo que podía llamar a técnicos del grupo aprista más no a dirigentes. Hecho que el parlamentario negó.