Indica congresista Víctor Andrés García Belaunde

En Piura, Tumbes, La Libertad y Lambayeque

Por Caretas.- Cuando el humor de Lenín Moreno selló la amistad peruano - ecuatoriana.

Por Caretas.- El Vía Crucis del posicionamiento político de Fuerza Popular: ¿predicar a los convertidos o romper con los ‘antis’?

Por Caretas.- Reveló que obra tuvo dos intentos previos y debió compartir “comisión” con encarcelado gobernador regional Félix Moreno.

Poder Judicial accedió a pedido del Ministerio Público de 18 meses de prisión preventiva para Moreno.
 
Fue un lunes con rompiente chalaca. Y por partida doble. El juez Ricardo Manrique ordenó el impedimento de salida del empresario israelita Gil Shavit por los próximos 18 meses. Shavit no asistió a la audiencia, según su abogado José Orrego, porque continúan las amenazas de muerte que recibe desde la semana pasada, cuando se dio a conocer que se acogería a la colaboración eficaz en el caso de la Costa Verde en el tramo del Callao. A Shavit le impusieron comparecencia restringida.

A quien le fue peor en este capítulo del gran libro de la corrupción de la empresa brasileña Odebrecht, fue al gobernador regional, Félix Moreno. El mismo lunes 10, Moreno fue trasladado de la carceleta del Poder Judicial al penal Ancón 1. Dos días antes, el sábado 8 y tras una audiencia de más de 12 horas, Manrique dictó la prisión preventiva de año y medio que había solicitado el fiscal anticorrupción Hamilton Castro, por la presunta comisión  de los delitos de tráfico de influencias y lavado de activos.

La noche en la que Shavit fue detenido, de regreso de Cuba. Hoy tiene impedimento de salida.
Para la decisión de Manrique fue determinante el testimonio de Shavit, yerno del ex broadcaster Baruch Ivcher, quien confirmó que se repartió con Moreno el pago de US$ 4 millones por parte de Odebrecht, para que la constructora brasileña se hiciera de la licitación del proyecto y luego se viera adicionalmente favorecida.
Castro confirmó al juez que el testimonio de Shavit es coincidente con el del colaborador eficaz 003-2016. CARETAS 2482 reveló que se trata del ingeniero brasileño Ricardo Boleira, quien dirigió los negocios de Odebrecht a partir de 2013, cuando Jorge Barata pasó a supervisar los que la constructora tenía en toda la región a través de la empresa Latinvest, siempre con Lima como base.

Fiscal Castro cruzó testimonio de Shavit con el de brasileño Boleira.
¿Pero qué tenía que ver Shavit con esta historia?

CARETAS tuvo acceso a sus argumentos principales. El israelita narró al Ministerio Público que había intentado “armar” el proyecto de la Costa Verde chalaca hasta en dos ocasiones anteriores, como una iniciativa privada. Primero con la constructora Camargo Correa y luego con la también brasileña OAS. Luego de los intentos infructuosos, y a partir de lo que le informaron sus contactos en el Gobierno Regional que encabezaba Moreno desde 2011, le quedó claro que el proyecto solo saldría como una obra pública. Con esta coordinación en marcha, le ofrece a Odebrecht el proyecto durante el año 2012.

Favre habría recibido los pagos para asesorar a Moreno en campaña.
Pactó la “comisión” de US$ 4 millones pero en un contacto posterior –antes de que Shavit se acogiera a la colaboración, la Fiscalía informó de un “funcionario 5” de Odebrecht que precedió a Boleira en las tratativas- los representantes de la empresa le aclararon que tendría que repartirse el monto con Moreno porque el gobernador ya había exigido una parte. El detalle, en el que coinciden Shavit y Boleira, es que el pago a Moreno sería a través del publicista Luis Favre, quien lo asesoró en su campaña de reelección en 2014.

De ahí que Moreno asegurara “que yo no he recibido ni un solo sol, ni un solo dólar de los brasileños”. De alguna manera, podría ser cierto.

Juez Manrique mandó preso a Moreno y fue determinante el testimonio de Shavit.
Shavit y Moreno transaron, según el colaborador, en un 60% para el gobernador (US$ 2.4 millones) y un 40% para el empresario (US$1.6 millones). Como ya se conoce, solo se llegaron a pagar US$2.76 millones (US$ 760 mil a Shavit vía depósitos en cuentas offshore, US$ 2 millones a Moreno por intermedio de pagos en efectivo a Favre). La transacción fue interrumpida con el encarcelamiento de Marcelo Odebrecht, CEO de la constructora detenido en junio de 2015.    

Favre lo ha negado todo pero la coincidencia de Boleira y Shavit complica todavía más su situación. Así, el publicista argentino-brasileño habría cobrado sus servicios por la campaña del 2014. Aún no queda claro, en ese orden de ideas, si es que Moreno recibió él mismo una fracción del dinero.
Favre, mientras tanto, tuitea y retuitea sobre la coyuntura política y hace sus recomendaciones literarias y operáticas. Su paradero es indeterminado. En el Perú, mientras tanto, altas autoridades judiciales ya consideran que debería estar integrándose a la lista de colaboradores eficaces. Tiene en su currículum la campaña que llevó a Ollanta Humala a la presidencia en el 2011 y, posteriormente, la que evitó la revocatoria de Susana Villarán como alcaldesa de Lima tres años más tarde. Casi inevitablemente, el caso Odebrecth recalará en los entretelones de la comuna capitalina.

banner radio uno