José Chipana, uno de los manifestantes explicó que sus compañeros fueron separados hace quince días y sin ninguna razón.

Asegura que en la dirección de Senasa Moquegua tampoco les ha explicado de porqué se les dejó fuera de sus puestos de trabajo.

Asimismo, sostiene que realizan actividades que requieren de mayor esfuerzo, pero pese a ello son los peores pagados.

Reciben una remuneración que no supera 1 000 soles mensuales. Han advertido seguir con las acciones de protesta hasta que los cesados sean reincorporados y se mejore las condiciones laborales.