El proyecto fue ejecutado por las empresas Obrainsa-Astaldi, por encargo del Gobierno Regional con una inversión de 86 millones de soles. Los trabajos arrancaron en el periodo del expresidente regional Martín Vizcarra y se concluyó en la actual administración, que lidera Jaime Rodríguez.


La línea es de 63 kilómetros desde el sector de pampas de Jahuay (Mariscal Nieto) hasta el reservorio regulador en Lomas de Ilo.

Las tuberías deben soportar al menos 600 l/s (litros por segundo) de agua. Pero cuando se hicieron las pruebas en junio pasado soltando 10 l/s y después 50 l/s se reventaron dos válvulas (km 49 y 53). Ahora a esto se suman otros problemas.

 

El gerente general del PERPG, Johan Vilchez, confirmó que personal técnico hizo una evaluación. Abrieron zanjas en siete puntos distintos y detectaron que no se compactó bien las bases antes de haberse puesto los tubos.