Hace unas décadas tuvo su auge en el Perú el movimiento subterráneo, de gran influencia en las generaciones posteriores de artistas. La muestra Desborde subterráneo se plantea como una mirada a aquellos años de efervescencia.

Curada por Alberto Candia y basada en la investigación de Fabiola Bazo, encontramos una gran cantidad de información. Se puede observar una variedad de casetes, fanzines y ropa de la época hechos con los apremios de un tiempo de escasez y acordes con la estética de esos días.

Junto a este material documentario valioso, se halla también algunas obras que tienen de protagonista a personajes de esos años.

El cuadro que acompaña esta columna, hecho por Leo Escoria, miembro original de Leuzemia, es un ejemplo de ello homenajeando a varios de los héroes de la movida o surgidos de ella que ya han fallecido. Un par de cuadros con Carlos ‘Boui’ Magán, bajista de Voz Propia, de modelo, van también en ese sentido.

Además, se añade fotografías de artistas extranjeros que influyeron a la movida subte, algunos durante giras por el Perú.

Algunas voces han objetado que un movimiento caracterizado por ser contestatario tenga esta acogida en un espacio tan formal. Pero más allá de esa ironía, hay otros aspectos que observar.

Se nota un acucioso trabajo de recolección de información. Sin embargo, la forma en que se presenta no es siempre asequible para los legos en la materia. Por ejemplo, las fotos de los artistas foráneos que influyeron están sin mucho contexto, lo que causa confusión.

Más allá de estos peros, cumple con la meta de dar un panorama de esta escena contracultural.

Ficha técnica
Desborde subterráneo
Título completo: Exposición Desborde subterráneo: una contracultura juvenil en tiempos violentos (Lima 1983-1992). Curaduría: Alberto Candia. Investigación: Fabiola Bazo. En el Museo de Arte Contemporáneo-MAC (avenida Grau 1511, Barranco).