Sin duda alguna, la marihuana es popular entre los jóvenes. Si bien se ha advertido sobre los efectos que puede tener su consumo a largo plazo tanto en la salud física como mental y emocional, un estudio nuevo realizado en Australia, también indica que el uso frecuente del cannabis puede afectar su desempeño académico y hacerlos propensos a la depresión y a la adicción en la adultez.

De acuerdo al estudio publicado en la revista Lancet Psychiatry, los jóvenes que usan marihuana diariamente antes de cumplir los 17 años, tienen más probabilidades de tener problemas de salud y académicos a largo plazo que aquellos que no la usan. En concreto, los adolescentes que usan la marihuana a diario:

Son 60 por ciento menos propensos a obtener un diploma de secundaria o un diploma universitario
Tienen un riesgo ocho veces mayor de seguir usando drogas ilegales en la década de los veinte
Tienen siete veces más probabilidades de intentar suicidarse durante su adultez
Tienen 18 veces más posibilidades de desarrollar dependencia a la marihuana después de la adolescencia.
El estudio encontró que a pesar de que los efectos negativos son más notorios en aquellos jóvenes que consumen marihuana diariamente, también se presentaron en los adolescentes que la usaban con menor frecuencia, incluso cuando la frecuencia era considerada “baja” , es decir, de una vez al mes.

De cualquier modo, esta investigación hecha por especialistas australianos de la Universidad de New South Wales y del Centro de Investigación Nacional de Alcohol y Drogas en Sydney, llama la atención porque encontró una asociación frecuente entre los resultados negativos en cuanto a la salud mental (propensión a la depresión, suicidio, adicción) y el desempeño académico, con la frecuencia del consumo de marihuana.

Este estudio refuerza lo presentado por varias investigaciones previas que han demostrado el efecto perjudicial del consumo crónico de la marihuana sobre el aprendizaje y la memoria, a largo plazo, especialmente cuando el uso de esta sustancia empieza en la etapa adolescente. Además, se ha concluido que el consumo frecuente del cannabis afecta negativamente y a largo plazo la estructura y la función cerebral.

Una investigación importante al respecto demostró que fumar grandes cantidades de marihuana durante la  adolescencia podía hacer perder hasta 8 puntos del coeficiente intelectual de los usuarios entre los 13 y los 38 años de edad. Es importante anotar que a pesar de suspender el uso de la marihuana en la adultez, la capacidad cognitiva no se pudo recuperar.

Por eso, es importante educar a los adolescentes sobre los efectos que tiene el uso de la marihuana a largo plazo  y buscar ayuda especializada antes de que se convierta en un problema mayor.