A las mujeres siempre se les acusa de ser más emocionales que los hombres. Tal vez por eso, la calidad de sus relaciones afectivas incide directamente en la salud y en las enfermedades que muchas mujeres padecen, especialmente cuando se trata del corazón.

¿Sufres de depresión, obesidad y presión arterial alta? ¿Tienes una mala relación con tu esposo? Tal vez nunca antes lo habías pensado, pero esto puede ser lo que afecta tanto tu salud física como emocional y que en últimas, puede hacer que tu corazón termine roto.

Un estudio realizado por unos científicos de la Universidad de Utah, entre varios que se han hecho al respecto, demostró que las mujeres tienden más a somatizar (convertir lo emocional en físico) los problemas emocionales que los hombres. Y por supuesto, esto trae graves consecuencias en el panorama general de su bienestar.

Además de causar que se acumule grasa, sobretodo en el área del abdomen, un matrimonio mal llevado puede hacer que la presión de tu sangre se eleve, que aumente tu nivel de triglicéridos, y que tanto tu colesterol “malo” (el LDL) como tu nivel de azúcar en la sangre se eleven también. La combinación de estas características te hacen una candidata perfecta para padecer lo que se conoce como síndrome metabólico, un grupo de factores de riesgo que hacen que tus posibilidades de sufrir un ataque al corazón aumente.

Para el estudio, los investigadores de Utah reunieron a 276 parejas que llevaban casadas un promedio de 20 años y tenían entre 40 y 70 años. Luego de hacerles preguntas acerca de la calidez de su relación, qué tanto se sentían respaldados por su pareja, la frecuencia de sus discusiones y acerca de temas como el sexo, los hijos y el dinero, los investigadores encontraron que a diferencia de los hombres, las mujeres:

Reportaron una alta incidencia de síntomas de depresión y
Reunieron varios de los síntomas de síndrome metabólico.
Además, el estudio indicó que las relaciones cercanas y la calidad de éstas son el mejor incentivo para la salud del corazón. El relacionarte de una forma sana y positiva con tu esposo y con otros seres queridos, hace que el riesgo de sentirse solo y aislado sea más bajo, lo cual te mantendrá alejado de los síntomas de la depresión.

Sin embargo, el estudio demostró que tanto para las mujeres como para los hombres, el concepto de  “calidad” de las relaciones difiere. Para las mujeres, lo importante es mantener la armonía por encima de las discusiones, o en otras palabras, mantener una relación cálida versus una relación hostil. Para los hombres en cambio, la calidad de una relación se mide más en términos de control y poder.

Es así como el corazón femenino se altera ente los sentimientos de hostilidad, mientras que el hombre siente rabia cuando su capacidad de control se ve amenazada.

Pero independientemente de las diferencias de género, lo más importante es que si tienes problemas en tu matrimonio, empieces por analizar tus reacciones ante los problemas, ya que tu cuerpo se puede ver muy afectado. Si tiendes a sentirte culpable, a reducir tu actividad física y a descuidar tu alimentación, debes buscar ayuda médica y psicológica porque si no, tu corazón — literal y figurativamente — será el que pagará el precio más alto.