Si la bicicleta es tu medio de transporte, practicas el ciclismo, o simplemente te encanta pasear en bicicleta para mantenerte activo o disfrutar del buen tiempo, ya puedes hacerlo sin temor a que por ello se afecte tu fertilidad.

Con seguridad habrás leído o escuchado que los ciclistas tienden a tener una cuenta espermático más baja, y peor calidad y motilidad de los espermatozoides.  Unos lo achacan a la irritación y la compresión causada por la fricción de los testículos contra el asiento, otros al calor producido por pantalones deportivos demasiado ajustados. Pues bien, es hora de abandonar esas creencias.

Un estudio reciente, realizado por unos investigadores del University College London, desmiente los temores de que el ciclismo perjudica la fertilidad masculina. Durante la investigación se evaluaron los datos de unos 5,282 ciclistas del sexo masculino que participaron en el Cycling for Health U.K. Study (Estudio Británico Pedaleando por la Salud).  Los ciclistas fueron invitados a participar en una encuesta en línea a través de revistas especializadas en este deporte. En la encuesta debían reportar si padecían disfunción eréctil, si se les había diagnosticado infertilidad o habían tenido cáncer de la próstata.  A la vez, se les dividió en diferentes grupos teniendo en cuenta el tiempo semanal que dedicaron al deporte: menos de 3.75 horas, 5.76 – 8.5 horas y más de 8.5 horas.

Después de revisar los datos, no se encontró relación entre la infertilidad o la disfunción eréctil y pedalear muchas millas en bicicleta a la semana, ni siquiera en el grupo que dedicó a la activad más de 8.5 horas. Esto es, una excelente noticia para los ciclistas masculinos, de acuerdo al Dr. Mark Hammer, autor del estudio, quien atribuye los resultados a la nueva tecnología del asiento,  diseñada para aliviar la presión que provoca el adormecimiento del área cuando se monta en bicicleta por períodos largos de tiempo.

Sin embargo, los resultados del estudio sí sugieren una relación entre el ciclismo y un aumento en el riesgo de desarrollar cáncer de la próstata, especialmente en el grupo que le dedica más de 8.5 horas a la semana y en hombres que han llegado ya a los 50 años.  En este grupo el riesgo aumentó seis veces más en comparación con el resto de los participantes.

¿A qué puede atribuirse esto? Los investigadores explican que la presión continua del asiento puede lesionar ligeramente la próstata y causar inflamación, lo que a su vez eleva los niveles del antígeno prostático específico (PSA por sus siglas en inglés), que se considera una señal del cáncer de la próstata. Por esta razón, un ciclista que dedica muchas horas al deporte, o una persona que viaja en bicicleta a diario podría sufrir pruebas estar expuesto a pruebas innecesarias debido a un PSA elevado debido a la inflamación por roce y no por cáncer.

El doctor Hammer aclara que los resultados no indican una relación directa de causa y efecto y que deben hacerse investigaciones más profundas, aunque sí aconseja a los ciclistas de mayor edad a considerar el aumento en el riesgo de desarrollar inflamación prostática si pedalean por periodos largos de tiempo.

De cualquier forma, los beneficios que aporta montar bicicleta a la salud, como combatir la obesidad, reducir el riesgo de diabetes tipo 2 o de enfermedad cardiovascular, son mayores que cualquier riesgo potencial.

El estudio, publicado en el medio Journal of Men´s Health, te invita a seguir practicando este deporte sin miedo a limitar tu fertilidad, pero si ya has pasado los 50, toma precauciones: reduce las horas en la bicicleta y no te saltes las pruebas de detección del cáncer prostático.