Hay personas que buscan información acerca de este procedimiento, pero en realidad la evidencia científica no sugiere beneficios que trae consigo una limpieza del colon. Además, es un gran negocio para los que lo hacen. Acompáñanos y conoce más acerca de la limpieza del colon antes de que te dejes llevar por la moda.

La limpieza del colon está de moda. Seguramente has escuchado a algunas personas que hablan de hacerse la limpieza del colon, como si se tratara de ir a un Spa para recibir un masaje. Pero hay que tener precaución ya que no existen estudios científicos que respalden los beneficios de esta práctica. Estuvo de moda en los 1920s y 1930s, pasó la moda y ahora regresa. Sólo en Gran Bretaña, se practican 5,600 limpiezas de colon al mes.

¿De dónde nace la idea de limpiar el colon?
La limpieza del colon es un procedimiento que se lleva a cabo básicamente para que el colon pueda sacar todo su contenido.  Te preguntarás, ¿qué tipo de contenido?

Desde tiempos antiguos se ha creído que los alimentos que no han sido digeridos adecuadamente, entre ellos la carne, pueden contribuir a la formación de toxinas en las paredes del colon y en todo el tracto gastrointestinal. Es por ello que las corrientes que defienden esta práctica consideran que cuando las toxinas alcanzan el sistema circulatorio, se crea una intoxicación del cuerpo. Dicen que por eso, puedes experimentar cansancio, aumento de peso y dolores de cabeza. En Estados Unidos es común referirse a este procedimiento como “limpieza del colon natural”.

En realidad, la ciencia ha comprobado que esta intoxicación no sucede y que estos síntomas no se deben a esto. También desmiente la idea que toda la gente tiene que evacuar el intestino diariamente. Hay gente cuyo patrón es de hacerlo cada dos o tres días, y eso es normal. Además, existen bacterias naturales en el colon (la flora intestinal) que detoxifican lo que se encuentra en el intestino. La mucosa del intestino no permite que la sangre absorba sustancias tóxicas y las pase a nuestro cuerpo. Y el hígado es como un laboratorio en el cuerpo que también detoxifica.

El evacuar el intestino normalmente no hace que se pierda peso ya que la mayoría de las calorías se absorben antes de que el contenido del aparato digestivo llegue al intestino grueso y el usar laxantes o usar enemas hace que se pierda agua, pero no peso, y si se pueden perder minerales y bacterias útiles.

La naturaleza es muy sabia. Nos ha dado un cuerpo con un sistema de desintoxicación integrado. No necesita que limpiemos el colon artificialmente. (Puedes ver nuestro video sobre el tema, haciendo click aquí.)

¿Cómo se hace una limpieza del colon?
En términos generales existen dos formas de hacer una limpieza “natural” del colon, de acuerdo a como nos la presentan los que venden estas limpiezas.  La primera la puedes llevar a cabo tú mismo, a través del consumo y del uso de laxantes, de encimas, de té de hierbas, de polvos y cápsulas antiparasitarias, así como el uso de enemas. Como ves, no son muy “naturales”.

La segunda forma en que puedes limpiar tu colon es recurrir a un “especialista” en terapia del colon. Al procedimiento le llaman irrigación del colon, y consiste en utilizar una máquina que bombeará agua al interior de tu colon a través del recto por medio de una “manguera”. A través de otra “manguera”, la persona te sacará el agua que está en tu tracto intestinal realizando, de esta manera, lo que llama la limpieza del colon.  Que básicamente es otra forma de que te hagan un enema.

¿Es recomendable?
Yo pienso que el cuerpo es sabio y que este tipo de procedimiento no es necesario, ya que el cuerpo tiene la capacidad de “limpiarse a si mismo”. Puedes lograr que el colon se mantenga limpio llevando una alimentación sana rica en fibra (frutas, vegetales y granos integrales), bebiendo bastante agua y haciendo ejercicio regularmente. Esto es lo más natural del mundo. Si esto no es suficiente, tu médico puede hacerte otras recomendaciones y/o descartar algún problema médico que pueda estar causando o contribuyendo a tu problema de estreñimiento, si lo tienes.

En algunas ocasiones te podría recomendar una limpieza de colon para realizar un procedimiento diagnóstico como es la colonoscopía. Pero esto es diferente. No se trata de algo que se hace regularmente ni como desintoxicación, sino para poder visualizar el interior del intestino para ver si hay pólipos (que son lesiones precancerosas) u otros problemas.

La limpieza del colon puede tener efectos secundarios, algunos muy peligrosos. Luego de limpiar tu colon puedes experimentar:

Cólicos
Vómito
Deshidratación o síntomas asociados con deshidratación
Calambres en las piernas por disminución de potasio
Problemas con algunos medicamentos
Perforaciones en el intestino
Infecciones (incluyendo hepatitis B o C, o el VIH si el equipo que se usa no es desechable o si no se ha esterilizado bien).
Si tienes enfermedades cardiovasculares o de los riñones, consulta con tu médico antes ya que los productos que contienen fosfato de sodio pueden ser especialmente peligrosos.
Por último, si piensas que por el hecho de ser un procedimiento que utiliza productos naturales como hierbas,  que no existen problemas para realizarlo, déjame decirte que esto no es cierto. Muchas personas tienden a pensar que los productos o procedimientos “naturales” son buenos para su cuerpo por el simple hecho de ser naturales. Recuerda que incluso algunas plantas aunque no se hayan sometido a ningún procesamiento químico pueden tener efectos perjudiciales para tu salud. Como siempre digo, el tabaco y el cianuro son naturales y matan. Otras son maravillosas, los médicos las recetamos todo el tiempo, una vez que han pasado rigurosos estudios científicos.  Por ejemplo, la digoxina, que proviene de una planta, pero que tiene que administrarse en dosis muy precisas.

No recurras a la limpieza del colon sin antes hablar con tu médico. Recuerda que tu cuerpo cuenta con todas las herramientas que necesita para desintoxicarse y si abusas de las limpiezas de colon, de los tés o de los laxantes de hierbas aunque sean “naturales”, quizá empieces a depender de ellos y dejes de utilizar lo que normalmente te dio la naturaleza (el funcionamiento normal de tu colon) y entonces si se vuelva un problema.

No expongas tu cuerpo a procedimientos innecesarios. Infórmate y si decides hacerlo, no lo hagas con demasiada frecuencia, recuerda los riesgos. Entre más informado(a) estés, podrás tomar mejores decisiones respecto a tu salud.