La mayoría de esas veces, ni cuenta te das de esos latidos. Pero existen varios factores que pueden hacer que sientas como si el corazón se acelerara, te saltara en el pecho, o hasta que se detuviera por un momento y volviera a latir nuevamente. Muchas veces estas palpitaciones podrían tratarse de algo benigno, una reacción al ejercicio o a una emoción que nos provoca miedo o estrés.  Sin embargo, algunas veces podría indicar un problema serio que deberías consultar con tu doctor o con un especialista, un cardiólogo.

Las palpitaciones son latidos del corazón de los que te das cuenta porque no son lo habitual: ya sea que tu corazón se acelere, se vuelva más lento o se salte un latido. Lo percibes porque precisamente no sigue el ritmo de siempre.  A veces una palpitación se trata simplemente de una reacción normal a alguna actividad o a un estímulo psicológico y no tiene mayores consecuencias. Otras veces, las palpitaciones podrían presentarse incluso cuando estás en reposo y en esos casos es cuando te podría provocar preocupación, especialmente si se repite o su patrón es diferente. ¿Qué me estará pasando? Estas son algunas de las sensaciones que podrías sentir:

Se te acelera el corazón y parece que salta, que corre o que se va a salir del pecho.
Sientes los latidos del corazón en la garganta, el pecho o el cuello.
Sientes un latido irregular.
El corazón se te detiene de momento y después vuelve a latir rápidamente.
¿Por qué ocurren las palpitaciones?
Las causas de las palpitaciones pueden ser diversas. Algunas ya las hemos mencionado, pero aquí encontrarás una lista más completa. Entre las causas se encuentran:

Emociones, ansiedad, estrés, miedo o pánico
El ejercicio y el embarazo
Exceso de cafeína, que puedes consumir a través de bebidas como café, té, bebidas de cola, chocolate y bebidas deportivas
Algunas condiciones médicas, entre ellas: el hipertiroidismo, los niveles bajos de potasio o de glucosa (azúcar) en la sangre (hipoglucemia), cuando el nivel de oxígeno está bajo, en caso de anemia, deshidratación y sangrado abundante
El uso de algunos medicamentos, como inhaladores para el control del asma, de beta bloqueadores para la hipertensión, de medicamentos para la tiroides o para el tratamiento de la arritmia, además de algunos medicamentos de venta libre como los que se usan para la tos, el catarro, la congestión nasal o los descongestionantes que contengan pseudoefredina,  algunos suplementos de hierbas y pastillas para bajar de peso
El consumo de nicotina, así como las drogas ilegales como la cocaína y las anfetaminas
El control o la eliminación de las causas que las provocan, cuando se conocen, reducen las palpitaciones, si es que las personas no tienen un padecimiento cardiovascular que las puede causar.

O sea, en algunos casos, las palpitaciones podrían indicar un ritmo anormal del corazón (arritmia) especialmente si la persona tiene factores de riesgo de enfermedad cardíaca (como sobrepeso, hipertensión, diabetes, predisposición familiar), si ya sufre una condición cardíaca, si sufre de arritmias o tiene dañadas las válvulas del corazón.

¿Cuándo conviene consultar al médico?
Las palpitaciones pueden ser una señal de que existe un problema de salud más serio, si además de un latido irregular, se experimenta:

Mareo
Confusión
Dificultad para respirar
Dolor en el pecho
Desmayo
Cuando se experimentan estos síntomas, se debe llamar a la oficina del doctor para fijar una cita y comenzar un chequeo.  Se debe acudir cuanto antes a una sala de emergencias si además de las palpitaciones se siente dolor, presión o pesadez en el pecho, el cuello, la mandíbula, los brazos o la parte superior de la espalda, falta de aire, sudoración, ya que son señales de un posible ataque cardíaco.

¿Cómo se llega a un diagnóstico?
A veces, puede resultar difícil determinar la causa de las palpitaciones, especialmente porque, inconvenientemente, no ocurren casi nunca en la oficina del doctor.  Para establecer el diagnóstico, el médico evaluará la historia clínica del paciente, incluyendo los alimentos y las bebidas que desencadenan las palpitaciones, los medicamentos que toma, tanto por receta como de venta libre y/o suplementos.  Para ayudar al profesional de la salud, conviene que preste atención y que lleve un registro de las palpitaciones:

En qué momento suceden
Con qué frecuencia
Cuánto duran
Qué siente cuando ocurren
Si está realizando alguna actividad o está en reposo
Muchas veces,  sobre todo en los casos benignos, no se puede encontrar la causa exacta. Esto ocurre en aproximadamente 1 de cada 7 personas que tiene palpitaciones. Sin embargo, su médico o el especialista (cardiólogo), podría ordenar una serie de pruebas para tratar de determinar el diagnóstico incluyendo: análisis de sangre, electrocardiograma, prueba de esfuerzo cardiaco o “stress test”, ultrasonido (ecocardiograma), un monitor cardiaco ambulatorio que se lleva durante uno (Holter) o varios días para registrar los latidos del corazón, entre otros exámenes.  Si después de hacer estas pruebas se sospecha un problema cardíaco, se pueden realizar otros procedimientos más invasivos.

Cómo se tratan las palpitaciones
El tratamiento depende de la causa que las cause.  Si las palpitaciones ocurren debido a un problema cardíaco subyacente, su médico le indicará el tratamiento apropiado que incluya medicamentos u otros procedimientos, como cirugía, o la implantación de dispositivos para regular los latidos del corazón. Pero si la persona goza de buena salud cardiovascular, solamente será necesario controlar la causa que la produzca (como eliminar ciertas situaciones, alimentos u hábitos de vida).

¿Se pueden prevenir o aliviar las palpitaciones?
La respuesta es sí, si están relacionadas con hábitos de la vida diaria. Aquí tienes algunos ejemplos de lo que puedes hacer:

Reduce en lo posible tu nivel de estrés y practica actividades de relajación y ejercicios como yoga o Tai Chi
Limita o evita el consumo de alcohol y bebidas que contengan cafeína
No fumes
Realiza ejercicios de forma regular de acuerdo con tu estado de salud. Conviene que los hagas incluso si tienes problemas cardíacos
Mantén tu presión arterial y tu colesterol bajo control
Evita usar medicamentos que actúen como estimulantes y (mencionamos algunos de ellos anteriormente). Consulta con tu doctor, especialmente si se tratan de medicamentos por receta (pero recuerda que existen varios de venta libre que las pueden causar también).
Si evitas estos desencadenantes, los episodios de palpitaciones se reducirán o no volverán a repetirse. Sin embargo, recuerda, que si ocurren frecuentemente debes llamar a tu doctor para descartar un problema serio,  especialmente si experimentas síntomas severos. Ante la más ligera duda de que podría tratarse de un ataque cardíaco, llama a los servicios de emergencia sin perder ni un segundo.