Por Jose Luis Patiño

Es indignante observar cómo los personajes de nuestra política tradicional y algunos autoproclamados líderes de opinión reaccionan ante las confesiones del corruptor brasilero Jorge Barata, rebuscando la forma de “interpretar” y “calibrar” el grado de ignominia en el que incurrieron sus eventuales “clientes presidenciales” en el Perú.

banner radio uno