Por Walter Ríos Montalvo
Hace unos días, Alfredo Bullard señalaba en su columna de opinión que bastaba un mero comentario difundido a través de las redes sociales para catalogar a alguien como corrupto, por más que la imputación se basara en una fuente de información de dudosa credibilidad.

banner radio uno