Por Mario Ghibellini
Sobre el viejo truco de refutar lo que a uno no se le ha imputado.