Por Alberto Bajak
Siempre he inquirido qué tipo de fuerza extraña incuba en los humanos la carcelería, la cautividad, que luego de una permanencia efímera y dolorosa, establece en su ser efectos socio-biológicos extraordinarios, metamorfoseándolos, y otorgándoles una supremacía caudillista e intelectual inigualable.

banner radio uno