Por Gonzalo Portocarrero
“El proceso político está empantanado por la precariedad del Gobierno y la falta de autoridad moral de toda la clase política”.