Es muy temprano para hacer un balance general en la Fiscalía de la Nación acerca del desempeño del doctor Pablo Sánchez, si lo más importante en la lucha contra la corrupción está por venir y tiene que ver con el caso Odebrecht y el denominado Club de la Construcción.

Además le faltan más de cinco meses para que deje el cargo y es legítimo preguntarnos dónde estuvo esta institución tutelar de la acción penal durante los gobiernos de Toledo, García y Humala, pues nadie se dio cuenta de la grave inmoralidad pública que recorría los órganos y arterias de la estructura social del país.

Desde el Ministerio Público algunos se solazan del 35 % de aprobación que goza entre los ciudadanos, pero quisiéramos que ese guarismo fuera mayor porque así no refleja el descontento que existe en los sectores más necesitados, toda vez que la Fiscalía suele dejar a los delincuentes en libertad; o cuando la fiscalía de prevención del delito no funciona, por ejemplo en Chorrillos frente al mal estado de algunos parques con juegos para infantes, siendo que un niño de ocho años murió como consecuencia de que un arco de fútbol le cayera en la cabeza.

Asimismo, en el tema del monstruo César Alva, violador de la niña Jimenita, recién el Ministerio Público lo denuncia por un caso anterior de violación sexual a otra víctima que data del 25 de octubre de 2016. En aquella oportunidad, según la Policía, el fiscal Raúl Solís debió denunciar el caso pero no lo hizo, y quizá de haberlo hecho en este momento la niña Jimenita estaría viva.

Sin embargo, hay otros hechos cuestionables del Ministerio Público, pese a estar llamado a liderar sobre las demás instituciones. Por ejemplo, pese a enfrentar casos como el de la red Orellana, ¿cuánto realmente le ha hecho ganar la Fiscalía al país, pues ha invertido millones de soles y años de investigación, empero hasta hoy los afectados o agraviados no reciben nada de lo que esa red les quitó? Otros casos como el de Cataño terminan sobreseídos en el Poder Judicial; entonces cabe preguntarse: ¿dónde están los goles del Ministerio Público?

Esto no es todo ya que lo más fuerte está por venir y deberá dilucidarse la manera como está llevando los casos de Toledo, Villarán, el interrogatorio a Jorge Barata y las acciones que adoptará frente a las evidencias de corrupción que rodean al presidente de la República. De modo que pronto sabremos si realmente se está haciendo un trabajo serio o si solo hay pactos de impunidad o blindaje para algunos que parecen todavía tener corona.