Editorial El Expreso
El país está grandecito como para que se le tome el pelo en el caso de Odebrecht, donde en mayor o menor medida ninguno de los expresidentes de los últimos 25 años se salva de cierto grado de vinculación o permisividad frente al latrocinio cometido por dicha constructora vía concesiones y adendas amañadas.