Editorial: El Comercio
El nombramiento de un cuadro oficialista frente al Midis no es necesariamente negativo, pero justifica mirarlo con más atención.