A ocho jornadas del final, con su triunfo el equipo del Principado suma 71 puntos, seis más que el PSG, que podría dejar la diferencia en tres si logra ganar en el Parque de los Príncipes, y 7 con el Niza, que sigue perdiendo fuerza y que el sábado empató 1-1 ante el Nantes (11º).

Una vez más fue clave la participación de Mbappé, en una semana de ensueño para el prodigioso adolescente. Autor de tres goles en el pase a cuartos de Champions ante el Manchester City (doblete en la ida y un tanto en la vuelta), el jueves fue convocado por primera vez por la selección absoluta francesa.

Marcó su doblete en los minutos 13 y 81, y en medio lo hizo el centrocampista brasileño Fabinho (49), que convirtió un penal provocado por Mbappé.

Después del esfuerzo del miércoles ante el City para remontar en Champions (victoria 3-1 tras perder 5-3 en la ida), Leonardo Jardim, el técnico del Mónaco, tenía miedo de que el esfuerzo y la descomprensión pasaran factura a su formación ante un equipo que lucha por no descender.

Pero Mbappé por ahora no sabe lo que es dosificarse y fue una pesadilla para la defensa local.

Primero aprovechó un balón largo del brasileño Jemerson para hacer un control perfecto, tirar la pared con Valere Germain y entrar en el area sorteando a Syam Ben Youssef y Alaeddine Yahia antes de marcar con un disparo raso.

Tras provocar el penal por falta de Damien Da Silva, Mbappé alcanzó su 12º gol de la temporada y el 87 de su equipo esta temporada en Ligue 1 con un cabezazo.

Ahora el Mónaco centrará sus esfuerzos en lograr su primer trofeo de la temporada en la final de la Copa de la Liga que disputa contra el París Saint-Germain el 1 de abril.

Además del PSG-Lyon, este domingo se disputa el Dijon-Saint Etienne.