La eterna carrera entre estos dos astros que se reparten los Balones de Oro desde 2008 vivirá un nuevo episodio el domingo en el encuentro entre Real Madrid y Barcelona de la 33ª jornada de Liga, cuyo resultado podría decidir la suerte del campeonato español, que lidera el Real Madrid.

El argentino, que debutó con la camiseta azulgrana hace ya más de doce años en un partido contra el Espanyol en octubre de 2004, llegará a su partido oficial 557 con el Barcelona, donde es ya una leyenda.

"El mejor del mundo"

"Es el mejor jugador del mundo", repite su entrenador, Luis Enrique Martínez, que destacaba recientemente la fantástica evolución del jugador y su crecimiento.

"Hemos visto años que Leo ha sido prácticamente el único goleador y ahora evoluciona como futbolista total, capaz de hacer cualquier cosa en ataque y defensa", aseguraba 'Lucho'.

Cinco Balones de Oro (de 2009 a 2012, y en 2015) y máximo goleador histórico de la Liga española (341) superando en 2015 al mítico Telmo Zarra y sus 253 tantos, entre otros récords, avalan al astro argentino, también el máximo goleador del equipo barcelonista con 498 goles en partidos oficiales.

Messi, que cumplirá 30 años en junio, supera por más del doble de tantos al anterior mejor goleador del equipo catalán, César Rodríguez, que había inscrito 230 goles.

Sólo dos tantos separan ahora al rosarino de la increíble marca de los 500 goles con la camiseta azulgrana, algo que podría conseguir el domingo en el Santiago Bernabéu frente al Real Madrid, doce años después de su primer gol con el club catalán el primero de mayo de 2005 contra el Albacete (2-0).

Incapaz el miércoles de perforar la portería de Gianluigi Buffon en la vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones, tras la que el Barça quedó apeado de la competición continental, Messi probablemente llegará con ganas de resarcirse ante Keylor Navas en el campo madridista y seguir también aumentando su cuenta en la Liga, donde es máximo goleador esta temporada con 29 dianas.

Fuera de serie

Alcanzar los 500 goles sería además una satisfacción para Messi frente a Cristiano Ronaldo, con el que mantiene una carrera por ser el más grande, desde que el portugués llegó al Real Madrid en 2009, y que el martes marcó un nuevo récord europeo clasificando al Real Madrid para semifinales de la Liga de Campeones contra el Bayern de Múnich.

Cristiano, con un triplete, se convirtió ese día en el primer jugador en superar la barra de los 100 goles en Liga de Campeones, con 101, incluido uno en la fase previa de la competición continental, dejando detrás a Messi (94).

"No sé si hay una categoría para él, pero lo que le vimos hacer a Cristiano hoy es impresionante y la manera en que aparece en los partidos importantes", aseguraba el técnico Zinedine Zidane, el martes tras el partido contra el equipo bávaro de cuartos de final (2-1, 4-2 en la prórroga).

"A veces parece que no va, pero sabemos que cuando va a haber algo importante va a estar ahí, así que está fuera de cualquier categoría. Hay pocos jugadores que van a llegar a hacer lo que hace él", añadió el técnico francés.

Desde su llegada al equipo blanco, el astro luso también se ha hartado a romper récords, incluida la marca histórica de Raúl González y sus 323 goles con la camiseta blanca.

El domingo, Cristiano podrá seguir en carrera con Messi por otra marca; la de mayor número de goles en los clásicos, que lidera el delantero azulgrana con 21 tantos frente a los 16 del portugués.