Estos son los siete equipo participantes en el Mundial de Clubes, que se disputa en Emiratos Árabes entre el 6 y el 16 de diciembre:

- Real Madrid, hacia su quinto título del año -

El Real Madrid acude al Mundial de Clubes, que comienza el miércoles, en plena crisis de juego y resultados.

Cuarto en la liga española, a ocho puntos del Barcelona, y con la alarma de la sequía de Cristiano Ronaldo, con dos goles en esa competición, puede terminar el año con el broche de oro de lograr su quinto título de la temporada.

Un nuevo trofeo, se uniría a los títulos de liga española, Champions, Supercopa de España y Supercopa de Europa, con lo que se acercaría al mítico 'Sextete' del FC Barcelona de Pep Guardiola en 2009.

Al Real Madrid solo se le escaparía este año la Copa del Rey, ganada por el Barcelona. Con el eventual quinto título de la temporada, lograría la mejor campaña de su historia.

Igual que el campeón sudamericano, Gremio, el Real Madrid iniciará su andadura en semifinales, el 13 de diciembre en Abu Dabi, contra el ganador de las eliminatorias previas entre el Al Jazira emiratí, el Auckland City neozelandés y el Urawa Red Diamonds japonés.

En 2016, año en que el Real Madrid ganó tres títulos (Champions, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes), el conjunto blanco tuvo dificultades para derrotar al representante japonés, Kashima Antlers, en la final de Yokohama, al que solo pudo doblegar en la prórroga.

- Gremio, poner la guinda a un buen año de Brasil -
Gremio de Porto Alegre quiere devolver el título del Mundial de Clubes a Brasil. El último de su país data de 2012, cuando se impuso el Corinthians. Antes lo habían ganado el propio Corinthians en 2000, el Sao Paulo en 2005 y el Internacional de Porto Alegre en 2006.

Brasil, con esos cuatro títulos, es el único país no europeo que se ha impuesto en el Mundial de Clubes en su nueva versión que tuvo una primera edición en 2000, para comenzar definitivamente con su nuevo formato en 2005.

El equipo de Rio Grande do Sul llega con la euforia del buen momento del fútbol brasileño, después de que la selección canarinha se paseara en las eliminatorias sudamericanas al Mundial de Rusia-2018 y el propio Gremio fuera el mejor equipo en la Libertadores, ganando los dos partidos de la final a Lanús.

Su entrenador, Renato Gaúcho, que ha continuado el 'jogo bonito' que instauró su predecesor en el cargo, Roger Machado, puede hacer historia, logrando su segundo título mundial para el club, tras el conseguido en 1983, cuando derrotó en Japón, en la final de la Copa Intercontinental, al campeón europeo, el Hamburgo alemán.

Para el Gremio será su tercer intento en busca de un título mundial de clubes, ya que en 1995 perdió la final de la Copa Intercontinental contra el Ajax por penales.

- Pachuca, por la primera final para México -
El Pachuca, uno de los equipos con mejor reputación a nivel de escuelas de fútbol en México, se presenta en el Mundial de Clubes con el objetivo y el sueño de colocar a un equipo de su país por primera vez en una final de la competición.

México, casi siempre representada en las trece ediciones anteriores del torneo, nunca logró que uno de sus equipos alcanzara una final de una Mundial de Clubes, algo que sí han logrado por ejemplo los representantes de las confederaciones de África y Asia, con el TP Mazembe congoleño, el Raja Casablanca marroquí y el Kashima Antlers japonés, que disputaron el partido por el título en 2010, 2013 y 2016, respectivamente.

Los mejores resultados de los equipos mexicanos en los Mundiales de Clubes fueron el tercer puesto del Necaxa en 2000 y del Monterrey en 2012. Otro equipo de la Concacaf que subió al podio fue el Saprissa costarricense en 2005.

Esta es la cuarta ocasión en que Pachuca disputa el Mundial de Clubes y nunca ha logrado brillar en la competición.

El conjunto mexicano tiene como estrella al centrocampista japonés Keisuke Honda, de 31 años, que jugó en el Milan, pero cuenta también con exponentes de su buena escuela de fútbol como el volante de 22 años Erick Gutiérrez.

- Wydad Casablanca, repetir la hazaña del Raja -
El Wydad Casablanca marroquí, campeón de la Champions africana y rival del Pachuca el 9 de diciembre en Abu Dabi, en cuartos de final, acude al torneo con la idea de repetir la hazaña de su vecino y rival de su ciudad, el Raja Casablanca, que fue finalista del torneo en 2013, cuando perdió la final en Marrakech contra el Bayern Múnich.

Wydad Casablanca batió en la final africana a doble partido al todopoderoso Al Ahly egipcio, logrando su segundo título continental, después del conseguido en 1992, en su tercera final africana, ya que fue subcampeón en 2011.

Sus estrellas son el delantero Mohammed Ounajem, que no jugó por lesión el partido de vuelta de la final de Champions en Egipto, el centrocampista y capitán Brahim Nekkache y el defensa central Youssef Rabeh, incluidos en el once tipo de la competición de clubes africana, mientras que el guardameta Zouhair Laaroubi y el atacante Achraf Bencharki también son piezas importantes.

- Urawa Red Diamonds, por el fútbol japonés -
El Urawa Red Diamonds, un club de Saitama, en la periferia de Tokio, querrá demostrar que el buen papel del Kashima Antlers, otro club del extrarradio de la capital, en la edición de 2016, donde fue finalista, forzando la prórroga ante el Real Madrid, no fue casualidad.

El equipo nipón llega a Emiratos tras lograr su segundo título de la Liga de Campeones asiática, después de haberla ganado en 2007.

Aquel año participó por primera vez en un Mundial de Clubes, logrando un meritorio tercer puesto, tras derrotar en cuartos al Sepahan iraní, lo que le sirvió para disputar la semifinal contra el Milan, ante quien perdió (1-0), para hacerse con el bronce al derrotar por penales al Etoile du Sahel tunecino.

Sus estrellas son el veterano centrocampista de 36 años, Yuki Abe, capitán y exjugador del Leicester City, que ya disputó el Mundial de Clubes de 2007 con el Urawa, y el delantero brasileño de 25 años Rafael Silva.

El Urawa empieza su participación el 9 de diciembre en Abu Dabi contra el vencedor de la eliminatoria preliminar entre Al Jazira, representante del país organizador, y el Auckland City neozelandés, ganador de la Champions de Oceanía.

En caso de superar este partido de cuartos, el Urawa se vería las caras en semifinales, el 13 de diciembre en Abu Dabi, con el Real Madrid.

- Auckland City, un clásico del torneo -
El Auckland City neozelandés acude al Mundial por novena vez en su historia en catorce ediciones, teniendo el récord de participaciones, las seis últimas de forma consecutiva.

En su bautizo, en 2006, superó la eliminatoria previa, cayendo en cuartos, lo que repetiría en 2009.

En 2011, 2012 y 2013 caería en la ronda preliminar, para lograr en 2014 su mejor participación siendo tercero después de eliminar al Moghreb Tetuán marroquí y al Setif argelino, antes de ser derrotado en semifinales por el San Lorenzo de Almagro (2-1) e imponerse por penales en la lucha por el bronce al Cruz Azul mexicano.

En las dos últimas ediciones, en 2015 y 2016, volvería a caer en la ronda preliminar, algo que quiere evitar en 2017 donde jugará ese play off previo que da acceso a cuartos contra el Al Jazira de Abu Dabi, representante del país anfitrión, el miércoles en Al Ain.

En caso de superar esa primera eliminatoria, se enfrentará en cuartos al Urawa, campeón de Asia,

La estrella del equipo es su técnico, el español Ramón Tribulietx, que desde que llegó al conjunto neozelandés en 2011 lo ha conducido a ganar siete veces seguidas la Champions de Oceanía.
- Al Jazira, hacer historia para Emiratos -
El equipo Al Jazira de Abu Dabi, invitado como representante del país anfitrión, tendrá como principal objetivo superar la ronda preliminar y clasificarse para cuartos, igualando lo conseguido por otro club de Abu Dabi, Al Wahda, en 2010.

Será  la tercera participación de un equipo emiratí en un Mundial, después de que el torneo se disputara también en el país del Golfo Pérsico en 2009 y 2010.

Al Jazira entró en la competición al ganar la Liga de Emiratos, por segunda vez en su historia, tras 2011.

Fundado en 1974, el equipo está entrenado por el holandés Henk Ten Cate, que fue asistente de Frank Rijkaard en el Barcelona que ganó la Champions en 2006. En sus filas está Romarinho, un delantero brasileño que ganó el Mundial de Clubes con el Corinthians en 2012.