Según el Tribunal del Concesión de Licencias, de las 57 faltas incurridas por los clubes que participan del Campeonato Descentralizado de este año, el Club Universitario cometió el 40% de éstas, las que se relacionan con el reiterado incumplimiento del pago del IGV, de las cuotas del refinanciamiento a la FPF, la no presentación de la ejecución presupuestal mensual y el no pago de obligaciones laborales y tributarias.

Para la SUNAT, el actual Administrador del Club, designado por Gremco, no estaría asumiendo su responsabilidad en la gestión que le permita obtener los ingresos necesarios para el pago de planillas, tributos y convenios de refinanciamiento con la FPF, entre otras obligaciones.

Por el contrario, el Administrador informó que ha adelantado el cobro de facturas hasta marzo del 2019 lo cual comprometería seriamente los ingresos y sostenibilidad del club.

También se debe tener en cuenta el impacto negativo tanto en el aspecto económico y deportivo del Club por la limitación para la contratación de jugadores durante todo el año 2018.

Sobre la modificación del estatuto del Club, la SUNAT se abstuvo, al igual que otros acreedores, debido a que no se sustentaron las implicancias legales así como su impacto económico.

La modificación del estatuto está relacionada con el destino del patrimonio del Club en caso de liquidación o disolución, aún cuando éste actualmente se encuentra en proceso de reestructuración y no en liquidación, por lo que se solicitó tratarlo y sustentarlo en una próxima junta.

Finalmente, se debe indicar que la SUNAT ha sido autorizada por INDECOPI para convocar a Junta de Acreedores en enero de 2018 a fin de limitar las facultades de la Administración del Club para disponer de activos y desistirse de cualquier proceso administrativo y/o judicial; además de rendir cuenta de su gestión y aprobar la auditoría y el cambio de Administración.