Y es que, según la historia, el valle de Ilo denominado para ese entonces como el pueblo bajo la protección de San Gerónimo, ya era parte de la encomienda que Francisco Pizarro entregó a Lucas Martínez de Begazo en 1540, misma que comprendía una caleta en la boca del río con 20 indios y una estancia llamada Chiri con seis indios.

Se sabe que Martinez de Begazo tuvo un infeliz final en su vida pues fue acusado y condenado por haber cometido crimen contra la Corona Real. En este díficil trance, tuvo el apoyo del alcalde de Lima Nicolás de Ribera y Laredo "El Viejo" quien interpuso sus buenos oficios frente a Pedro de la Gasca. Ante esto, en 1567 Lucas Martínez de Begazo, antes de fallecer y en señal de agradecimiento a Nicolás de Ribera, se casó con la cuarta hija de éste, doña María Dávalos, quien luego en 1570 reclamó el derecho de su encomienda, terminando así un episodio importante en la historia de Ilo.

EL PUEBLO DE SAN GERÓNIMO
El antiguo pueblo de San Gerónimo se ubicaba inicialmente en la margen derecha del río Osmore –más adelante, sería el alcalde Vicente de Córdova quien trasladaría el pueblo a la margen izquierda del río, lugar donde se ubica en la actualidad–. Era pequeño, con unas cincuenta cabañas dispersas construidas cerca del río con adobe, techos de sauce, ramas de árboles y paja. Su población era de escasos recursos y se dedicaba a la pesca y a la agricultura.
El pueblo contaba con una cárcel acondicionada en la vivienda del Capitán don Tomas de Alcázar y Padilla y un pequeño templo dedicado a San Gerónimo, mismo que consistía en una sola pieza, con paredes de adobe y barro, techo a dos aguas de madera importada de Chile y como remate una torre o campanario.
Pese al insignificante número de indios, desde sus orígenes, la provincia de Ilo cumplió su función de ciudad portuaria al servicio del comercio, la pesca y la agricultura generados en aquella época, por lo que no fue extraño que durante los años que duró la encomienda de Martínez de Begazo, se establecieran en los ríos de Ilo y Arica, los primeros astilleros del sur peruano.
Y es que, tanto la rada de Puerto Ingles como la del pueblo de Pacocha –su existencia fue respaldada por la descripción que hiciera el intendente Antonio Alvares y Jiménez, quien estuvo en Ilo en 1793 y afirmó que junto a Ilo existía otro pueblo llamado Pacocha–, eran utilizadas por los navegantes para la llegada de productos ingleses y esclavos que luego eran distribuidos hacia Arica, Potosí, Locumba, Sama y Arequipa.
De todos los productos que los españoles introdujeron en el valle de Ilo, el olivo fue el que con mayor éxito logró adaptarse a las condiciones ambientales de la zona, extendiéndose en la cuenca baja del Osmore y en las distintas quebradas como Amoquinto, Yerbabuena, San José, Alfaro, Quebrada Seca, Pocoma, Alastaya, Chusa, Tique, Tacahuay, Talamoye y Alfarillo. El olivo no solo produjo la mejor aceituna de la colonia sino que fue la materia prima para la producción del aceite de oliva cuyo proceso requirió de molinos que en la actualidad, descuidados y abandonados, aún pueden verse en algunos fundos del valle.

Posteriormente, al crearse por el Virrey Lope García de Castro, los Corregimientos de Indios, la encomienda de Ilo pasó a formar parte del Corregimiento de Arica en 1565, teniendo como primer corregidor al portugués Francisco Rodríguez de Almeida. Luego, pasó a formar parte del Corregimiento de Arequipa en 1614 y en el año 1628 la encomienda que fuera de doña María Dávalos Vda. de Martinez de Begazo fue entregada a don Manuel Acevedo Zuñiga como recompensa por todos los servicios prestados al rey Felipe III.

VIAJEROS Y VISITANTES

Es en estos tiempos que llega a Ilo, uno de los primeros viajeros que visitó la región, el religioso carmelita Antonio Vásquez de Espinoza, quien encontró en la zona 199 personas, de ellos 50 indios que pagaban tributos, 18 viejos, 22 muchachos y 109 mujeres, y además anotó "... y otros muchos que hay en toda aquella costa hasta el valle de Ilo, donde hay gran cantidad de crías de mula, extensas lomas, higueras, viñas y olivares con molinos donde se elabora el mejor aceite. El licenciado Perea que reside allí en su hacienda, casi a una legua del mar, tiene todos los años más de seis mil pesos de solo aceite".
Cerca de un siglo después, en 1710, llegó a Ilo el astrónomo botánico naturalista Loius Feuillée y en los tres meses que permaneció realizó una serie de mediciones matemáticas y atmosféricas. A él se le debe una preciosa vista de la desembocadura del río Osmore.
Posteriormente, en 1713, arribó el francés Francois Amadee Frezier, ingeniero militar que recorrió las costas del Perú y levantó cartas y planos del Callao, Pisco, Ilo y Arica. Se sabe que en Ilo estuvo de agosto a octubre de 1713, dejando esta breve descripción: “El valle de Ilo parece solo una pequeña grieta que parece abrirse poco a poco, a medida que uno se acerca, hasta que se descubre la iglesia y una cincuentena de cabañas construidas con ramas de árboles, dispersas aquí y allá cerca del arroyo que serpentea en medio del valle; en esto consiste la aldea de Ilo, casi toda construida y habitada por franceses…”.
Es por estas declaraciones que se habría difundido la creencia de que fueron los franceses quienes fundaron Ilo. Sin embargo, la misma habría quedado desestimada al conocerse que Ilo habría servido como puerto en el que tanto franceses como ingleses habrían realizado sus actividades de comercio, primero lícito y luego de contrabando. Este comercio es la explicación de la presencia de un buen número de franceses en esta época.

FRANCESES, INGLESES E INTALIANOS
Con respecto a los franceses, su presencia también obedeció a la disposición del virrey Manuel Oms de Santa Pau, quien otorgó un poder al francés Enrique Renaud (1710) para que fundara el puerto y pueblo de Pacocha (cuyo denominación puede provenir del término francés "Pacquage") y repueble San Gerónimo de Ilo que se encontraba abandonado por los naturales debido a una terrible sequía y a una inusual peste que acabó con más de la mitad de la población.
Ahora bien, con relación a los ingleses, se sabe de éstos por Antonio de Pereyra y Ruiz, quien señala “tanto los hombres como mujeres visten a la imitación de los ingleses a causa de los tratos que tienen con éstos en el inmediato puerto de Ilo, donde los pudientes de Moquegua van a pasar la temporada de verano, aprovechándose de los baños del mar...”.
Finalmente, cuando gobernaba el virreinato del Perú, el príncipe de Santo Buono don Carmine Nicolás Carracciolo, de ascendencia italiana, numerosos inmigrantes de origen italiano vinieron al Perú y muchos de ellos se establecieron en Ilo, como es el caso del propio hermano del virrey, don Francisco Carracciolo, quien desempeñaba las funciones de receptor y proveedor de naves y, por el cual, se habría habilitado la ensenada de Puerto Inglés al sur de Ilo, lugar por donde en 1679 y 1681 habrían ingresado los piratas Bartolomé Sharp y Juan Guarín, con el fin de saquear el pueblo.

PIRATAS EN ILO: FRANCIS DRAKE
A partir de la conquista española todas las riquezas de nuestro continente fueron llevadas a España, despertando la codicia de muchos piratas y corsarios que se dedicaron a asaltar y saquear innumerables embarcaciones y bombardear e invadir muchos puertos sudamericanos bajo dominio español.
En este contexto, aparece el corsario inglés Francis Drake más conocido como “Perro de los Mares”, quien pese a haber recibido el título de Corzo por parte de la corona inglesa, para los españoles no era más que un vulgar pirata.
Es quizás por esto, que en 1577 la reina Isabel II de Inglaterra le encargó la organización de una expedición contra los intereses españoles en costas americanas. Los primeros en experimentar su odio y sentimiento de venganza hacia los españoles fueron varios puertos de Chile entre ellos Valparaíso.
Posteriormente, Francis Drake siguió hacia el norte, pasando por Arica y llegando finalmente a Ilo en 1579. Ilo significó para Drake un buen lugar para abastecerse de frutas, carnes y líquidos puesto que no hubo ningún tipo de resistencia. Es más, la playa Puerto Ingles le debe su nombre pues es la zona por donde desembarco para luego dirigirse a Moquegua para saber de las minas de Potosí y sobre todo del quehacer del Inca Túpac Amaru I, el último descendiente Inca que mantenía rebeliones contra el virreinato.
Se puede suponer que de haberse dado un encuentro entre Túpac Amaru I y el corsario ingles habría significado una posible alianza y apoyo de la corona inglesa en favor de los pocos descendientes Incas que quedaban bajo el yugo español.
Luego de su estadía en Ilo, enrumba al Callao, uno de los principales puertos del Virreinato, llegando en la noche del 13 de febrero de 1579, fecha en la que logra asaltarlo y apoderarse de una embarcación cargada de plata. Frente a ello, el Virrey Toledo armó dos barcos para perseguirlo en su huida hacia Panamá.

 

Fuentes:

Edwin Adriazola Flores "Ilo: Nuestra Tierra" (2014)

Nicolás Valdes Caso "Ilo, el ayer y hoy" (2011)

Ilo, fotos del ayer

  • Ferrocarril de llo a Moquegua (1870)
    Ferrocarril de llo a Moquegua (1870)
  • Muelle Fiscal, puesto al servicio en 1870
    Muelle Fiscal, puesto al servicio en 1870
  • Glorieta José Gálvez y Puente Venus (1915)
    Glorieta José Gálvez y Puente Venus (1915)
  • Locomotora de primera clase (1924)
    Locomotora de primera clase (1924)
  • Auto vagón marca
    Auto vagón marca "Kalamazoo" (1930)
  • Legendario Hotel Miramar (foto tomada en 1939)
    Legendario Hotel Miramar (foto tomada en 1939)
  • Vista panorámica de Ilo (1939)
    Vista panorámica de Ilo (1939)
  • Pileta e Iglesia San Gerónimo (1945)
    Pileta e Iglesia San Gerónimo (1945)
  • Infraestructura de la Fábrica Episa (1947)
    Infraestructura de la Fábrica Episa (1947)
  • Vista panorámica de Ilo (1952)
    Vista panorámica de Ilo (1952)
  • Construcción de la Fundición de Cobre (1955)
    Construcción de la Fundición de Cobre (1955)
  • Plaza de Armas de Ilo (1970)
    Plaza de Armas de Ilo (1970)
  • Asfaltado de la Av. Mariano Lino Urquieta (1974)
    Asfaltado de la Av. Mariano Lino Urquieta (1974)
  • Construcción del Desembarcadero (1988)
    Construcción del Desembarcadero (1988)
  • Daños al Muelle SPCC. Maretazo de 1968
    Daños al Muelle SPCC. Maretazo de 1968